Las mujeres víctimas de violencia de género son muy reticentes a la hora de denunciar la situación ante la policía. El tiempo medio entre los primeros malos tratos y la denuncia es de ocho años y ocho meses. El principal problema es el miedo a sus agresores. Muchas veces esta razón les impide dar el paso para librarse de su yugo.

Separando entre malos tratos físicos y psicológicos, la violencia física es la que más tiempo tarda en denunciarse, con una media de catorce años. Los malos tratos psicológicos se denuncian de media a los siete años y nueve meses. En total, se ha partido de la base de 1.220 mujeres para la realización del estudio.

Más allá del miedo hay otras causas que impiden denunciar a tiempo. En un 45% de los casos las mujeres pensaron que podrían resolver el problema sin ayuda, un 36% se sentía culpable de la situación, un 29% no lo hacía por pena hacia su maltratador, y sin duda lo más serio; otro 36% no denunciaba por no sentirse una víctima.

Como puede verse el total es mayor de un 100%, esto es debido a que en muchas ocasiones había varios motivos para no presentar denuncia. Hay otra serie de motivos menores en porcentaje, pero igual de importantes como la falta de recursos económicos, la falta de apoyo familiar o las dudas de su credibilidad.

Sin duda todo esto debería tomarse más en serio para evitar que se repitan este tipo de situaciones, que pueden terminar con la vida de una persona por no dar el paso a tiempo ante la justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here