Desde que en el año 1976 se inaugurase la primera sesión plenaria de la democracia, solo dos diputados han sido expulsados del hemiciclo. El primero de ellos fue Martinez-Pujalte, diputado del Partido Popular que tuvo que ser llamado al orden tres veces por el Presidente del Congreso, Manuel Marín, durante la sesión plenaria del 11 de mayo del 2006 por increpar a gritos a José Antonio Alonso, por entonces Ministro de Defensa del gobierno del José Luis Rodríguez Zapatero.

El último en sumarse a la lista fue Gabriel Rufián, el diputado de ERC, famoso por acudir al parlamento con camisetas reivindicativas e interpelaciones muchas veces conflictivas. Durante la sesión del 22 de noviembre de 2018 se pasó de frenada con su discurso en el estrado. Acabó llamando «fascista» al Ministro Borrell y se dirigió a él como el «Ministro más indigno de la democracia».

Estas expulsiones no son aleatorias. El artículo 104 del Reglamento del Congreso establece que si un diputado es llamado tres veces al orden en una misma sesión deberá ser expulsado de la misma.

A pesar de haber sido los únicos diputados expulsados del hemiciclo, no han sido las únicas personas expulsadas. En el año 89, durante la sesión de investidura a Felipe González, tres políticos de Batasuna fueron expulsados del Congreso, aunque eso si, éstos, no habían adquirido la condición de diputados, ya que es requisito indispensable «prestar, en la primera sesión del pleno a que asista la promesa o juramento de acatar la Constitución», y los políticos independentistas no lo hicieron como correspondía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here